Hematoma en perros

El hematoma, o hematomas, es una ocurrencia común en mascotas activas y en movimiento, que constantemente buscan aventuras. Las patologías pueden ser insignificantes o tener una apariencia amenazante, pero en cualquier caso merecen atención. ¿Cómo proporcionar primeros auxilios cuando aparece un hematoma en perros y en qué casos se requiere atención médica?

Tipos de hematomas

Existe una clasificación según la cual se distinguen varios tipos de hematomas según el tipo de vasos dañados. Los moretones pueden ser:

  • venoso: hemorragia que apareció debido a daños en las paredes venosas;
  • arterial - el daño afecta la arteria;
  • mixto: ocurre cuando se viola la integridad de varios vasos del sistema circulatorio a la vez, puede ser una vena, una arteria. capilares
  • pulsante: un hematoma resultante de un defecto en las paredes de la aorta.

Además, en la ubicación del hematoma ocurre:

  • intermuscular: ocurre entre los tejidos musculares;
  • subcutáneo: hemorragia localizada debajo de la piel;
  • retroperitoneal: en el peritoneo;
  • intraorgan: se forma en los tejidos del órgano interno;
  • intracraneal: la sangre se acumula en el cerebro;
  • pararectal: aparece en el área del recto.

Algunas hemorragias no molestan a la mascota de ninguna manera, mientras que otras pueden causar molestias significativas e incluso pueden empeorar la condición general del animal.

Causas y manifestaciones del hematoma.

Hay muchas situaciones que pueden causar hemorragias:

  • traumatismo en el animal, acompañado de lesiones significativas de tejidos blandos, fracturas óseas, ruptura de vasos sanguíneos;
  • la aparición de microtrauma durante la cirugía;
  • picaduras de otros perros y otros animales.

Con hematomas, la sangre se coagula y se disuelve en las partes líquidas. Los glóbulos blancos (glóbulos blancos) son responsables de este proceso. Luego, en áreas con sangre coagulada, brota tejido conectivo. En algunos casos, se forma una cápsula llena de líquido a partir de este material, una formación quística.

Los riesgos de hematomas aumentan en aquellos casos en que el animal ha reducido la elasticidad de las paredes vasculares y la coagulación de la sangre. Aparece una hinchazón en el área con hemorragia. Muy a menudo esto sucede inmediatamente después del daño. Está aumentando rápidamente de tamaño, sus bordes están claramente delineados.

Si se lesiona una extremidad, su movilidad puede verse notablemente limitada. La aparición de un hematoma puede estar acompañada de algunos cambios en la condición de la mascota:

  • un aumento de la temperatura corporal en un área con hematomas es un signo seguro de infección en el sitio de la hemorragia;
  • los ganglios linfáticos pueden aumentar: esta es una reacción del cuerpo a un patógeno patógeno;
  • La deformación del órgano dañado es posible, su funcionalidad se ve afectada.

Muy a menudo, los perros tienen hematomas de las aurículas, a menudo la hemorragia supura. Un factor similar aumenta la probabilidad de infección secundaria.

Primeros auxilios

Si la hemorragia no se detiene durante mucho tiempo, la temperatura corporal del perro puede aumentar significativamente (a niveles críticos) y su estado general empeora. En este caso, no lo dude y es mejor proporcionar asistencia de emergencia por su cuenta. Se recomienda lo siguiente:

  1. Aplique hielo o una compresa fría en el área de la lesión: hielo colocado en una bolsa, un paño humedecido con agua fría o una almohadilla térmica llena con él. Tal evento ayudará a detener el sangrado y reducir el dolor, pero debe usarse correctamente. Para evitar daños causados ​​por el hielo en la piel, primero debe envolverse con un paño. La compresa se puede mantener en un área por no más de 15 minutos, lo que elimina la posibilidad de congelación en la tela. Después de 2-3 horas, se recomienda repetir el procedimiento.
  2. El área del daño puede tratarse con una solución de yodo; puede aplicar una malla que tenga un efecto antiinflamatorio.
  3. Se aplica un vendaje apretado a los hematomas. Es mejor usar vendajes para esto. Pero si el vendaje se realiza en el campo, entonces puede tomar cualquier material estéril para estos fines, un pañuelo limpio o una servilleta son adecuados.

Si la hemorragia subcutánea alcanza un tamaño grande, entonces se puede aplicar una compresa de parafina. Además, la exposición al calor ayuda a acelerar el proceso de reabsorción: calentamiento bajo una lámpara especial, el uso de ungüentos calientes. Pero los procedimientos térmicos deben llevarse a cabo después de que la inflamación disminuya, no antes de un día después de la aparición del hematoma.

Mire un video sobre el hematoma de oreja en perros:

Tratamiento de hematoma

En el caso de la cita de la terapia conservadora, el veterinario prescribe agentes externos: ungüentos, geles. También se realiza un complejo de procedimientos adicionales: exposición a una lámpara, radiación infrarroja, etc. En algunos casos, no se puede prescindir del tratamiento quirúrgico, y el especialista prescribe cirugía. Dicha intervención se requiere en las siguientes situaciones:

  • si hay hemorragia extensa;
  • en el campo de la hemorragia, comienza el proceso de supuración;
  • Si se forma un hematoma en la aurícula.

Para que el tratamiento dé resultados positivos, el veterinario debe examinar a la mascota y seleccionar la técnica adecuada. La terapia incluye varias etapas:

  • la sangre acumulada se elimina del área del daño;
  • se inyecta una solución de novocaína y un antibiótico en esta área;
  • Se aplica un vendaje denso sobre la herida resultante.

Si se produce una hemorragia en el oído, a veces se extrae el líquido inflamado con una jeringa:

  • el área del hematoma se libera del abrigo;
  • La piel se limpia a fondo con un antiséptico: clorhexidina, peróxido de hidrógeno, solución de yodo;
  • luego, en la parte superior de la aurícula, se perfora la piel y se extrae el líquido; en este momento es importante que el paciente de cuatro patas esté bien fijo y no haga movimientos bruscos, lo que complica el procedimiento;
  • después de vaciar el hematoma, no se retira la aguja del oído, se introduce una solución especial a través del mismo, que incluye el antibiótico, la dexametasona y la novocaína; El veterinario determina la dosis individualmente, según el tamaño del perro y el tamaño de la hemorragia.

Después de la operación, el especialista da una serie de recomendaciones para cuidar al perro y le receta medicamentos. El propietario debe cumplir con el esquema de rehabilitación prescrito.

Los perros se lesionan con bastante frecuencia, por lo que el propietario debe tener cuidado de que situaciones tan peligrosas ocurran tan raramente como sea posible. Y, sin embargo, si se ha producido el problema, es necesario actuar de acuerdo con las circunstancias y no dejar que la cura vaya por sí sola.

Mira el video: OTOHEMATOMA (Abril 2020).

Loading...