Embarazo de gato semanal

El embarazo es una etapa importante en la vida de una mascota. Durante este período, su comportamiento cambia dramáticamente, el cuerpo también sufre muchas deformaciones. Para que el proceso termine con un parto exitoso, el dueño necesita saber cómo se desarrolla el embarazo del gato por semana.

El embarazo es una etapa importante en la vida de una mascota. Durante este período, su comportamiento cambia dramáticamente, el cuerpo también sufre muchas deformaciones. Para que el proceso termine con un parto exitoso, el dueño necesita saber cómo se desarrolla el embarazo del gato por semana.

Pubertad del gato

En la mayoría de los casos, el dueño se entera de que la gata está lista para el embarazo cuando tiene entre siete y nueve meses. El período exacto del inicio del primer estro depende de muchos factores, como la herencia, las condiciones de vida y las características individuales. Por ejemplo, en un animal grande, es probable que la pubertad ocurra no antes de un año y medio. La raza no importa, por lo tanto, una gata británica puede quedar embarazada al mismo tiempo que otros representantes de la gata.

El brote se manifiesta por signos característicos. El gato comienza a quejarse sin razón alguna o camina lentamente por la casa, se adula más y maúlla lastimosamente.

Al mismo tiempo, se frota ansiosamente contra varios objetos y, en algunos casos, incluso marca el territorio. A pesar de la maduración de la mascota, la mayoría de los expertos recomiendan el apareamiento no antes de un año. El embarazo temprano a menudo resulta en una carga pesada del feto, seguido de un parto letal.

Cuando se le pregunta cuánto dura un embarazo en gatos, la respuesta se promedia: nueve semanas. Pero debido a la influencia de algunos factores, el período puede variar durante una semana hacia arriba o hacia abajo. Con desviaciones significativas, estamos hablando de patologías de los rodamientos.que solo se puede eliminar en la oficina veterinaria.

El comienzo del embarazo.

Las características sexuales de los gatos son que solo pueden aparearse durante el celo. En las mascotas, estos períodos se observan cada 15 a 25 días y duran aproximadamente una semana. Sobre la presencia del embarazo se puede encontrar después de tres semanas después del apareamiento. Pero debe tenerse en cuenta que no siempre termina fructíferamente.

Al comienzo del embarazo, los óvulos fertilizados en una cantidad de 3 a 7 piezas se mueven hacia el útero, donde se adhieren a su pared. Después de cierto tiempo, en la primera semana, se crea la placenta, que sirve como conductor de oxígeno y nutrientes entre el feto y la madre.

En este momento, la hembra se vuelve un poco menos activa y más reflexiva. Ella come menos y duerme más de lo habitual.

En la tercera y cuarta semana de embarazo, la gata comienza a mostrar su posición interesante con los siguientes síntomas:

  • Cambios en los instintos de comportamiento. El animal requiere una mayor atención y afecto, se congela durante mucho tiempo en una posición, o viceversa, corriendo por la habitación. Algunos gatos se vuelven demasiado agresivos y perciben cualquier gesto como una amenaza.
  • Cambios fisiológicos En casos raros, en la tercera semana de embarazo, los gatos experimentan vómitos después de una comida de la mañana. Pero, por lo general, esta característica pasa desapercibida porque pasa rápidamente.
  • Otros signos De semana en semana, el gato aumentará de peso debido al aumento del tamaño del abdomen. Pero en la etapa inicial, el síntoma más obvio del embarazo es la hinchazón de los pezones, que se tornan rosáceos.

A mediados del embarazo

A partir de la tercera semana, la presencia de gatitos es diagnosticada por un veterinario cuando se examina con palpación abdominal. Pero ya en el cuarto y quinto, los frutos en crecimiento se sienten fácilmente incluso con una ligera presión. Sin necesidad innecesaria, es mejor no realizar tales manipulaciones, ya que los movimientos descuidados pueden causar lesiones en la placenta e incluso un aborto espontáneo.

En la quinta semana de embarazo, los frutos aumentan a seis centímetros, muestran signos felinos característicos.

Pero debido al hecho de que el útero está lleno de líquido, ya es imposible encontrarlos. El comportamiento del gato está cambiando de nuevo. Ella comienza a absorber la comida en porciones más grandes.

A partir de la sexta semana de embarazo, los cambios son claramente visibles debido al abdomen redondeado, que toma forma de pera. Pero cuando se llevan dos o tres gatitos, este síntoma puede no aparecer hasta el término del parto.

Embarazo tardío

Para la séptima semana, el embarazo pasa a la etapa final. Durante este período, los frutos se forman por completo, tienen un pelaje completo y otras características de las especies. Se mueven activamente, a veces convirtiéndose en un motivo de preocupación para la madre.

El enfoque del parto puede reconocerse por los siguientes síntomas:

  • el gato se vuelve poco apetitoso e inactivo;
  • sus glándulas mamarias aumentan aún más, el calostro se destaca de ellas;
  • Puede aparecer secreción blanquecina desde el útero.

El instinto de anidación se manifiesta, gracias a lo cual la hembra camina por los rincones, buscando un lugar para el parto.

Si se estima que ha llegado la última semana de embarazo, la gata se vuelve más inquieta y su temperatura baja a 37 grados, podemos decir con seguridad que en tres o cuatro días se aliviará de la carga.

En este momento, no estará mal realizar una ecografía de la cavidad abdominal para determinar la cantidad y el tamaño de los gatitos, así como las posibles patologías. Esto es especialmente importante durante el primer nacimiento.

Consejos para el cuidado de las gatas embarazadas

Al seguir el desarrollo del feto en una gata preñada durante semanas, debe recordarse que no necesita cuidados especiales. Pero para un flujo más cómodo del proceso, aún es necesario cumplir con algunas reglas:

  • Para que la gata no esté expuesta a cambios de temperatura, no se lastime y no entre en contacto con animales enfermos, su embarazo debería ser posible en casa si es posible.
  • Si hay otros animales en la casa, incluidos los gatos, la mujer embarazada debe ser reasentada antes del parto.
  • Para evitar el apareamiento cruzado, no se debe permitir el contacto sexual entre la mujer embarazada y el gato.
  • Por razones de seguridad, es mejor que las madres y los bebés no le permitan trepar objetos altos desde donde pueda caerse.
  • Todas las manipulaciones veterinarias regulares (vacunas, limpieza de lombrices) deben posponerse hasta el período posparto, cuando el gato es lo suficientemente fuerte.
  • No use sustancias químicamente activas cerca de la futura madre.
  • Observe la condición de la mujer embarazada y, con un fuerte deterioro de la salud, busque la ayuda de un veterinario.
  • Para mantener la limpieza del gato en las últimas semanas de embarazo, es necesario lavarlo con agua tibia, especialmente persistiendo con cuidado en la barriga y los pezones.

Comida para gatos embarazadas

La nutrición del gato que lleva a los gatitos debe ajustarse de acuerdo con las recomendaciones de los veterinarios. Si anteriormente ella comía exclusivamente comida especial para gatos, debe ser transferido a alimentos enlatados para mujeres embarazadas misma marca Contiene todos los nutrientes para las mujeres embarazadas, por lo que no es necesario administrar suplementos vitamínicos por separado.

Pero si el gato tiene síntomas de deficiencia de vitaminas: un fuerte deterioro del apetito, lagrimeo y pérdida de cabello, es necesario consultar a un veterinario sobre la introducción de complejos especiales de vitaminas y minerales en la dieta. Lo mismo se aplica a los gatos que comen comida humana.

A menudo, los expertos prescriben un curso de ácido fólico, que reduce el riesgo de patologías fetales.

Tampoco estará mal enriquecer el menú con fuentes naturales de calcio: requesón, leche, pero con moderación.

En las últimas semanas de embarazo, el tamaño de la porción se debe aumentar a la mitad del original. Pero no vale la pena sobrealimentar, ya que la obesidad está llena de complicaciones durante el parto.

Sujeto a todas las recomendaciones, la cría de gatitos se realiza sin complicaciones y termina con un parto exitoso. Pero si el embarazo del gato se ha retrasado por más de una semana, la visita al veterinario no debe posponerse. La connivencia en un tema tan importante está plagada de complicaciones y el desarrollo de condiciones patológicas.

Mira el video: Como saber si mi gata esta embarazada (Abril 2020).

Loading...